cultura popular. movimiento libres del sur

Arte y Cultura. Articulos literarios

Arte y Cultura. Articulos literarios
Los poemas son épicos “en la medida en que cuentan hazañas de carácter sobrehumano, cumplidas por uno o por otro de los personajes familiares a la memoria colectiva de las ciudades, en conexión con las divinidades, de quienes ellos proceden y los inspiran, y que viven en tiempos en que lo divino y lo humano no está claramente distinguidos: es el tiempo de los héroes”.[1] Estos son hombres dueños de una conducta peculiar y valiéndose de capacidades y habilidades sobrehumanas intentan lograr objetivos inalcanzables. Estos hombres son los héroes épicos: el núcleo de la poesía heroica.
Introducción
            Los poemas son épicos “en la medida en que cuentan hazañas de carácter sobrehumano, cumplidas por uno o por otro de los personajes familiares a la memoria colectiva de las ciudades, en conexión con las divinidades, de quienes ellos proceden y los inspiran, y que viven en tiempos en que lo divino y lo humano no está claramente distinguidos: es el tiempo de los héroes”.[1] Estos son hombres dueños de una conducta peculiar y valiéndose de capacidades y habilidades sobrehumanas intentan lograr objetivos inalcanzables. Estos hombres son los héroes épicos: el núcleo de la poesía heroica.La finalidad de este ensayo reside en tratar de definir el concepto de héroe. Para lograrlo recurriremos a la descripción y, si es posible, comparación de tres ilustres personajes: Aquiles, Ulises y Eneas. Protagonistas, estos, de La Ilíada, La Odisea y la Eneida, respectivamente. Desde las diferencias y desde los lugares comunes en que se instalen cada uno de estos héroes intentaremos, pues,  lograr nuestro objetivo.
Desarrollo

             1- La Ilíada: Aquiles

Al leer la Ilíada resulta curioso observar el carácter peculiar que posee la lucha, sobre todo si esta se realiza en gran escala. En ella rige un caos indescriptible, nadie manda ni obedece. A pesar del desorden, los protagonistas escogen personalmente sus adversarios. Esto es así, puesto que, el poeta sólo fija su atención en algunos sujetos: los héroes. Imitaremos la actitud del poeta y concentraremos nuestra mirada en Aquiles. Desde un primer momento, el propio Homero nos indica cuál es el tema de la Ilíada:

“Canta ¡Oh diosa!, la cólera de Aquiles: cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos  y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes”[2]

En este hijo de una diosa, dotado de grandes facultades humanas, bravo, hermoso, elocuente, gran guerrero, fuerte y vigoroso, pero condenado a temprana muerte, la edad heroica encontró la mejor encarnación de sus ideales. Aquiles, en su carácter de héroe, adopta para sí la muerte ideal de la vida heroica, la vida breve, en plena juventud, durante el combate, y una gloria eterna..[3]De esto podemos deducir que, “Lo que hace a Aquiles un héroe épico y una víctima trágica es sin duda su destino, a la vez que su indomable naturaleza.”[4]

2- La Odisea: Ulises

Ulises se nos presenta casi como la antítesis de Aquiles, como una clase nueva de héroe. No es el fuerte guerrero que busca la muerte en el campo de batalla, sino el hombre que persigue como meta tan sólo su supervivencia. Para conseguir esto, recurre a ardides, disfraces, mentiras  y engaños de todo tipo. Incluso se presenta a sí mismo de la siguiente manera:

“Soy Ulises Laertíada, tan conocido de los hombres por mis astucias de toda clase; y mi gloria llega hasta el cielo.”[5]

Este nuevo héroe no recurre a la fuerza sino a la inteligencia práctica, un arte de utilizar en su provecho los hombres y las cosas, incluso los dioses. Además, Ulises es un experimentado marinero:

“varón de multiforme ingenio que, después de destruir la sacra ciudad de Troya, anduvo peregrinando larguísimo tiempo, vio las poblaciones y conoció las costumbres de muchos hombres y padeció en su ánimo gran número de trabajos en su navegación por el ponto, en cuanto procuraba salvar su vida y la vuelta de sus compañeros a la patria.”[6]

Del comportamiento de Ulises a lo largo de su Odisea, y de las formas en que consigue salir airoso de cada una de sus aventuras, se desprende que, la inteligencia práctica y el valor son las principales características que hacen de Ulises un verdadero héroe épico.

3-La Eneida: Eneas

Puede decirse que la obra de Virgilio deriva en muchos aspectos de la obra de Homero. No obstante, la epopeya virgiliana se encuentra fuertemente transformada por los preceptos éticos de su momento. “En Virgilio influye hondamente el espíritu de la pax Augusta y de sus ideales morales.”[7]

A causa de esta nueva atmósfera social el arquetipo de héroe en el sentido antiguo había sido desplazado. En su lugar Virgilio instaura en su obra una nueva clase de héroe épico, cuya principal virtud está cimentada en lo moral a pesar de que sigue manteniendo las cualidades guerreras:

“De Troya procedentes (si ya sabesLo que fue un tiempo la ciudad que digo),Tras largas vueltas y fatigas gravesGolpe de airados vientos enemigoLanzó sobre estas costas nuestras naves.Yo soy el pio Enéas, que conmigoVoy llevando doquier, el mar por medio,Dioses salvados de voraz asedio.”[8]

De esta forma, la pietas o virtud moral, sustituye en Eneas a la inteligencia práctica, y funda, junto con la habilidad para la guerra un nuevo tipo de héroe épico. Más justo y piadoso y respetuos de sus costumbres cívicas. Este perfeccionamiento de las características del protagonista se traduce en una evolución de la epopeya virgiliana. En este sentido, “La Eneida es, pues, un poema simbólico. Bajo las realidades visibles de su superficie se disimula una realidad más preciosa aún. Con esta concepción del arte épico, Virgilio está lejos de ser infiel a sus primeras tradiciones, pero las interpreta a su manera que es filosófica y religiosa.”[9]
Image
Héroe, dibujo de Sebastián Piriz

Conclusión

A lo largo de este ensayo, pudimos observar cómo el concepto de héroe varía de un personaje a otro y de una obra a otra: Aquiles en La Ilíada es un héroe cimentado en el ímpetu y una muerte trágica; Ulises, en La Odisea es un héroe sagaz pertrechado de artilugios y, por último, Eneas, en La Eneida, además de buen guerrero, es un héroe prudente y justo cuya principal característica es su virtud moral.

Esta diversidad de enfoques narrativos y éticos nos llevan a simpatizar con la definición de héroe que nos propone Fernando Savater: “Héroe es quien logra ejemplificar con su acción la virtud como fuerza y excelencia. En esta definición la mayoría de los términos no pueden ser conceptualizados rigurosamente, sólo pueden ser descritos de modo narrativo, por medio de cuentos o mitos alusivos; guardarán hasta el final su esencial ambigüedad, y es preciso que así ocurra, si no queremos pecar a la vez contra la honradez científica y poética.”[10] 

Venta Inmuebles en Pilar - Casas, lotes, terrenos en venta en Pilar

Articulos Literarios. Arte y Cultura.

[index]

Sitio alojado en 260MB